facebook twitter impresora

Las bujías: Cómo identificar las averías

Bujias

Las bujías son las encargadas en un motor de gasolina de generar una chispa en el interior de la cámara de combustión en el momento justo de compresión para que la mezcla aire-gasolina pueda inflamarse, provocando de esta manera que los gases exploten en la cámara de combustión, creando energía capaz de mover cada pistón de nuestro motor.


Cuanta más fuerza tenga la chispa mejor será la combustión y como media es generada por unos 30.000 voltios.



¿Qué tipos de bujías existen?


Desde luego, hay muchos tipos de bujías: de un electrodo, de dos, de tres y de cuatro electrodos. Dentro de estos tipos existen las bujías de platino que son más resistentes al desgaste y conducen mejor la electricidad.



¿Qué hay de diferencia entre las bujías frías y las calientes?


La diferencia entre las bujías frías o las bujías calientes radica, principalmente, en su grado térmico, que es la capacidad de disipar el calor hacia la culata.


La bujía fría cede más calor a la culata que la bujía caliente, por lo que se puede deducir que un motor que monte bujía fría no le podemos poner una caliente ya que podríamos provocar detonaciones antes de tiempo o comúnmente llamado picado de biela y, al contrario, perderíamos rendimiento del motor por no tener la temperatura ideal de funcionamiento de la bujía.


Los fallos de las bujías, prácticamente en su totalidad son bastante notables y de fácil detección aunque por norma siempre esperamos a que el fallo sea más aparente de notar.



¿Cómo saber si las bujías están fallando?


Normalmente, cuando las bujías empiezan a fallar podemos detectar ciertas anomalías en cuanto arrancamos el motor, como por ejemplo:

  • Le cuesta más tiempo la puesta en marcha
  • No tiene ralentí estable
  • Ralentí con altibajos
  • Consumo medio demasiado alto
  • Pérdida de fuerza en conducción
  • Tirones al acelerar
  • Falsas explosiones
  • En ocasiones paradas del motor con picado de biela
  • Humo negro en ralentí

En resumen, son fallos de fácil detección aunque muy variados, ya que también influye el sistema de encendido, bobina, cables de bujía e instalación eléctrica.



La mejor manera de verificar el sistema también es acelerar de golpe el motor con el coche parado dos o tres veces seguidas y si notamos algún tipo de tirón es indicativo de que el sistema eléctrico está fallando.


La mejor manera también de detectar el estado desde luego es extraer las bujías de sus respectivos huecos y realizar una verificación visual que incluye el estado de los electrodos, la distancia entre ellos y color de la bujía, ya que si está negra nos indica exceso de gasolina en la mezcla y si está demasiado blanquecina o color cobre sería causa de que le falta gasolina a la mezcla.



Reparación de las bujías averiadas


La sustitución de las bujías de segunda mano procedentes de desguace sería posible siempre y cuando estuvieran en buen estado y fueran las que le toca al motor.


El precio de las bujías varía en cuanto al modelo y marca, están sobre los 10€ en adelante por bujía y mano de obra a partir de 20 minutos dependiendo del modelo, cuanto mejor es el motor más caras serán las bujías que monte.


El mejor consejo que podemos dar es que se instalen las bujías originales para cada tipo de motor y marca.


Aunque, en su defecto, se pueden montar de cualquier marca que sea equivalente en cuanto a las especificaciones del fabricante, es importante siempre tener en cuenta que la distancia entre electrodos ha de ser la marcada por el fabricante ya que bujías con diferente distancia entre electrodos va a influir en el rendimiento del motor, consumo y prestaciones.


Así mismo, es conveniente hacer una revisión de gases de escape periódicamente para ver el estado de la combustión, normalmente cada 30.000 km.



Volver a la sección de mecánica

 
 


¡Déjanos tu comentario!



¿Tu coche no tiene arreglo? Infórmate de los servicios de la Central de Desguaces.