facebook twitter impresora

El embrague del vehículo: función y cuidados

El embrague del vehículo es el elemento que transmite toda la potencia del motor hacia la caja de cambios y por consiguiente a las ruedas de tracción de los automóviles.

Embrague del coche


Está ubicado en el volante de inercia del motor y consta de los siguientes elementos: volante motor, disco embrague, maza embrague y collarín, los que detallamos a continuación:

Disco embrague



Está formado por un material de fricción “ferodo”. Es el encargado de hacer un acoplamiento perfecto entre el motor y la caja de cambios mediante su eje principal. Normalmente es el que más desgaste sufre al igual que las pastillas de freno, provocado por el uso del mismo.

Maza de embrague (diafragma)


Es el encargado de hacer la presión sobre el disco de embrague al volante de inercia, asegurando que se transmite toda la potencia del motor hacia las ruedas motrices. Dispone de una placa llamada diafragma que es la encargada de hacer toda la presión cuando está “embragado”, normalmente es el estado en reposo.

Collarín


El collarín de empuje es el elemento que hace posible el acople y el des-acople del disco, cuando accionamos el pedal del embrague, los hay de diferentes tipos de sistema: mecánicos, hidráulicos y eléctricos aunque el sistema más generalizado es el mecánico.

Anomalías en el embrague


Nos podemos encontrar con diferentes anomalías y todas ellas detectables sin mucha complicación a la hora de asegurar el fallo del sistema. Detallaremos algunas de las anomalías que nos podemos encontrar a continuación:

Ruidos del sistema


Tenemos que tener en cuenta que los ruidos vendrán cuando accionemos el mecanismo, ya sea al embragar o al desembragar. En la mayoría de los casos serán ruidos tipo “metálicos” en cuanto al sistema de acoplamiento o ruidos de “resecor” para el sistema de accionamiento, tanto unos como otros son bien reconocibles.

En el caso del disco de embrague, normalmente es deterioro del “ferodo” hasta el punto de haberse gastado demasiado y llegar a los remaches de sujeción. En cuanto a la maza es más bien pérdida de fuerza de empuje o que el rodamiento del collarín está en mal estado.

Resumiendo lo anteriormente dicho, podemos decir que en defecto de cualquier elemento del embrague, vamos a encontrarnos que, al meter la velocidad y desembragar, notamos pérdida de par motor y en embragues mecánicos que tenemos un recorrido del pedal de accionamiento demasiado largo.

La reparación de este sistema es algo costosa, ya que para cambiarlo hay que quitar la caja de cambios en un 90% de los casos y son bastantes horas de efectuar el cambio de piezas.

Se podría sustituir por un sistema embrague procedente de desguace siempre que esté un 80% en buenas condiciones.

Se aconseja, para una más larga duración, que al conducir no tengamos el pie en el pedal de embrague apoyado ya que sin querer estamos provocando un desgaste prematuro del mismo, al igual que se aconseja no hacer cambios de marchas bruscos.

Como nota adicional un vehículo que haga mucha carretera por ciudad, gastará más dicho sistema que un vehículo que haga mucha carretera en trayectos largos.

El 90% de los vehículos utilizan este tipo de embrague, el 10% restante funcionan con embragues automáticos.

Volver a la sección de mecánica

 
 


¡Déjanos tu comentario!


¿Tu coche no tiene arreglo? Infórmate de los servicios de la Central de Desguaces.