facebook twitter impresora

¿Cómo mantener en coche en buen estado durante una ola de frío?

Durante una ola de frío nuestro coche puede sufrir algunos problemas, sobre todo cuando los termómetros bajan drásticamente.

Coche en la ola de frio

El refrigerante


Lo esencial a la hora de ser previsor con nuestro coche ante un descenso de las temperaturas, es asegurarnos de que refrigerante del motor se encuentra en buen estado y que sus propiedades de anti-congelación sean las más altas posibles. Si no está en óptimas condiciones podría provocar que el agua -al congelarse- rompa el bloque motor, radiador y elementos delicados que estén bañados en líquido refrigerante.

La batería


De igual modo, hay que tener en cuenta que la batería es el elemento que más problemas registra cuando ocurren cambios bruscos de temperatura, ya que si no está en perfecto estado puede suceder que de un día para otro no tenga fuerza para arrancar porque internamente habrá sufrido daños por el frío y habría que sustituirla.

Los neumáticos


En relación a los neumáticos podemos decir que tienen que tener buen dibujo y no ser muy viejos, ya que –aunque tengan dibujo- si son viejos quiere decir que la goma está deteriorada y se vuelve muy dura, por lo que las propiedades de agarre disminuyen en gran medida. Hay que tener en cuenta que el neumático tiene que estar en perfecto estado ya que, de no ser así, la adhesión en carreteras muy frías sería defectuosa.

Las correas


En cuanto a las correas, ya sea del alternador, bomba de agua, aire acondicionado, dirección asistida, etc., es esencial que estén en buen estado ya que al igual que los neumáticos están fabricadas con el mismo material y se endurecen con el frío, provocando menor agarre e incluso rotura si no está en buen estado.

El aceite


Con respecto al aceite de los motores, el frío no afectaría en gran medida ya que están preparados para las altas y bajas temperaturas, al igual que el líquido de frenos y el de la dirección asistida.

Los frenos


Asimismo, los frenos no sufrirían grandes consecuencias, exceptuando los vehículos que tengan zapatas de freno traseros que podrían quedarse pegados en una noche fría, siempre y cuando no estén regulados correctamente y la zapata no sea de buena calidad.

Sistemas de suspensión y electrónicos


En cuanto al sistema de suspensión y a los sistemas electrónicos, no habría mayores problemas, ya que es con el calor intenso cuando más averías provocan.

El combustible


En cambio, sí podríamos tener ciertos problemas con el combustible en lugares fríos, ya que si éste se congelase se provocarían obstrucciones en el sistema de alimentación, aunque muchos vehículos llevan sistemas de calentamiento de combustible para paliar dichos inconvenientes.

Consejos generales


En resumen, se aconseja realizar una revisión preventiva de todo el motor, así como de todos los líquidos antes de realizar cualquier viaje o sabiendo que se acerca una ola de frío para evitar males mayores.
Imagen: Flickr @ merfam

Volver a la sección de mecánica

 
 


¿Te gustaría que hablaramos de algún tema en concreto en nuestra sección de mecánica? ¡Déjanos tus dudas y elaboraremos un artículo al respecto!


¿Tu coche no tiene arreglo? Infórmate de los servicios de la Central de Desguaces.