facebook twitter impresora

Pastillas de freno y discos de freno: averías y mantenimiento

Las pastillas de freno son un elemento esencial en el sistema de frenado del vehículo, ya que por el material que están fabricadas hacen fricción sobre los discos de freno y de esta manera el vehículo se para. Cuanto mejor sea su estado, mejor será la frenada y menor distancia hasta la parada del vehículo. Siempre van asociadas a los discos de freno ya que ambos tienen que estar en perfecto estado de funcionamiento.

Discos y pastillas de freno

Las averías más comunes son, principalmente, el desgaste de las pastillas en gran medida y también al desgaste en menos medida de los discos de freno. Lo que ocurre cuando se gastan demasiado es que la frenada se hace poco a poco más suave y lógicamente aumenta la distancia de frenado, perdiendo en definitiva efectividad en la frenada.

También podemos notar “chirridos” al frenar, los que son provocados por el desgaste excesivo de la pastilla y en su medida, desgaste del disco.

En ocasiones, podremos escuchar estos mismos “chirridos” debido al polvo provocado por el propio desgaste de la pastilla de freno que se mete entre ésta y el disco. Normalmente, se puede reducir limpiando con aire el sistema de la pinza de freno en cualquier revisión que tengamos que hacer.

¿Cómo saber si las pastillas están perdiendo efectividad?


Habitualmente, podemos notar que están perdiendo efectividad, si al frenar notamos demasiada suavidad en el pedal o incluso que tengamos que pisar más fuerte de lo normal para conseguir frenar nuestro vehículo.

Los discos de freno


Los discos de freno tienen una duración bastante larga ya que son de metal, al contrario que las pastillas de freno que están fabricadas con un elemento de fricción.

Su duración viene determinada por el uso del sistema de frenado. Normalmente, deberíamos sustituirlos en algún cambio conjunto de pastillas y discos de freno, ya que el desgaste de éste es ocasionado por el deterioro progresivo y poco a poco va haciéndose en el borde exterior un canto nada bueno y provoca las averías.

Además, si cambiamos las pastillas sobre un disco con demasiado desgaste, perderíamos potencia de frenada, deterioro prematuro de la pastilla de freno, ruidos al frenar y en algunos casos al circular e incluso si dejamos que siga en esta línea, podríamos provocar que el pistón de la pinza de freno se saliera de su alojamiento, algo que es bastante peligroso.

Otra avería común es el desequilibrado de los discos. Este es provocado por pastillas de freno de baja calidad, llantas de aleación acopladas sin ajustar, mal equilibrado de los neumáticos y, en reglas generales, mal uso del sistema.

El coste del cambio de pastillas no suele ser caro y como siempre depende del modelo de coche. Suelen costar de entre 30 euros en adelante y de mano de obra suele ser de media hora a una hora dependiendo el sistema y modelo del vehículo.

En cuanto a los discos son un poco más caros, pero al tener más duración no es una reparación asidua, suelen estar entre 120 euros en adelante y siempre por parejas, la mano de obra oscila entre media hora y 1 hora y media.

Consejos para mantener en buen estado los discos y pastillas de freno


Aconsejamos frenar cuando se necesite y sin brusquedad, ya que las frenadas bruscas sin motivo provocan un desgaste mayor de lo normal.

Por regla general, habría que sustituir las pastillas de freno cuando están a un 25% de su uso total, o sea un cuarto de su vida útil, más sería perder efectividad en la frenada y desgaste prematuro del disco también.

En cuanto a los discos es conveniente que el desgaste de la superficie no supere 2 mm. También es aconsejable cambiarlos antes para no perder efectividad.

Volver a la sección de mecánica

 
 


¡Déjanos tu comentario!


¿Tu coche no tiene arreglo? Infórmate de los servicios de la Central de Desguaces.