facebook twitter impresora

El radiador: elemento esencial del motor

El radiador de un vehículo es uno de los elementos más importantes de cualquier motor, ya que es el encargado de asegurar que éste se mantenga bien refrigerado en cualquier fase de rendimiento. Pertenece al sistema de refrigeración, y es ayudado por el ventilador del radiador y cuando éste lo requiere por el aumento de la temperatura, acciona dicho elemento para una mejor refrigeración del sistema.

Radiador de un vehículo


El radiador es una pieza en la cual interiormente dispone de tuberías dispuestas longitudinalmente y con celdas normalmente de aluminio para una mejor disipación del calor con lo que la refrigeración es mucho mejor, ayudado también por la acción directa al ir en carretera del viento que incide directamente sobre el mismo y así el calor se disipa mucho mejor y más rápidamente.

¿Cómo mantener el radiador en buen estado?


Mantener siempre en buen estado el radiador no es difícil ni costoso, aunque siempre debemos de hacer el mantenimiento pertinente para que esté siempre en las mejores condiciones de uso cotidiano.

El mantenimiento es muy sencillo, siempre tener líquido refrigerante en buen estado aconsejando el cambio del mismo cuando perdiera sus cualidades, se aconseja sustituirlo cada dos años o 30.000 km., dependiendo de la marca.

Averías más comunes del radiador:

  • Pérdidas de hermeticidad o fugas de agua por juntas
  • Tubos internos u obstrucción interna
Se pueden hacer limpiezas internas lo que es conveniente y también reparaciones de sus juntas ó directamente sustituirlo por uno nuevo, reparado o de segunda mano en buen estado y revisado.

Por regla general es importante que siempre esté limpio sin suciedad ya que esto provocaría una falta de rendimiento, afectando al funcionamiento del motor o incluso nos arriesgaríamos a sobrepasar la temperatura máxima lo que provocando una avería muy cara ya que la culata se doblaría y ya no sería hermética.

El coste de la reparación varía en función del modelo pero en reglas generales no es una reparación costosa.

Vamos a detallar algunas posibles averías del radiador:
  • Calentamiento en exceso del motor: puede ser debido a pérdida de agua, obstrucción del radiador o golpe en el mismo. También influyen otros elementos que no funcionen como es debido, aunque el radiador esté en buen estado. Ejemplos son: el termostato, termocontacto del ventilador e incluso el propio ventilador del radiador.
También puede provocar calentamientos del motor la bomba del agua que tenga sus aspas rotas, el eje de la misma que no actúe o simplemente que el circuito de agua de todo el motor esté obstruido.

Siempre es aconsejable tener en cuenta que un motor no debe rebasar la temperatura máxima por lo que en el momento que veamos subida en exceso hay que parar el motor en cuanto sea posible para no causar males mayores, para ello disponemos de un reloj de temperatura y luces de aviso.

Sobre todo en verano es cuando más averías se producen del sistema por lo que desde aquí recomendamos la revisión de todo el sistema antes de empezar dicha estación.

También se recomienda que se hagan los mantenimientos oportunos en el taller y revisiones de prevención, que son revisiones intermedias y muy eficaces a la hora de prevenir futuras averías.

Volver a la sección de mecánica

 
 


¡Déjanos tu comentario!


¿Tu coche no tiene arreglo? Infórmate de los servicios de la Central de Desguaces.