facebook twitter impresora

El sistema electrónico de frenos: averías y mantenimiento

El sistema electrónico de frenos -a grandes rasgos- es un sistema dirigido por una unidad de control la cual mediante señales de los distintos sensores que posee a lo largo del vehículo, informan del estado del mismo.

Sistema electrónico de frenos

Así, dependiendo de dichas señales, mandará información electrónica a los frenos y de acuerdo a lo recibido, la frenada será más o menos fuerte, controlando en todo momento el porcentaje de frenada en cada una de las ruedas del automóvil. Debido a que la medida del porcentaje de frenado lo toma la unidad de control, el conductor lo único que debe hacer es frenar normalmente.

La medida dependerá de muchos factores, como por ejemplo, el control de estabilidad, control de tracción, control ABS, control de dirección, etc. Gracias a estos puntos, se hace posible una frenada controlada tanto en distancia de frenada como en estabilidad del vehículo, independiente de cuál sea el estado de la carretera, por lo que es una gran ayuda a la hora de tener seguridad activa y eficiente.

Por poner un ejemplo: es mejor tener una frenada a “golpes” que una frenada uniforme y seguida, ya que acortaremos la distancia de frenado y controlaremos mucho mejor el coche. Por ello, todos los sistemas en cuanto a frenos se refiere, van unidos entre sí para formar un conjunto equilibrado y muy eficaz.

Los vehículos que no disponen de control electrónico de frenada, lógicamente, rinden menos que los que disponen de él. Un detalle a tener en cuenta es que si el sistema electrónico fallara siempre está el convencional, por lo que seguiríamos teniendo seguridad de frenado.

Podemos decir llegado a este punto que el sistema electrónico de los vehículos es un gran avance, sobre todo porque entre las unidades de control de los demás sistemas de seguridad activa hay una comunicación constante entre ellas por lo que ganamos en seguridad.

También tiene sus problemas añadidos, ya que seguimos teniendo los inconvenientes antiguos del sistema de frenos convencional, más los problemas electrónicos que puedan surgir, ya que si surge una dificultad de este tipo, lo normal es que el sistema en cuestión deje de funcionar dando paso al sistema convencional.

¿Cómo saber si nuestro sistema electrónico de frenos está fallando?


Los fallos electrónicos siempre van a venir señalados por alguna luz de avería en el sistema y siempre independiente el uno del otro. Es decir, que podemos tener una avería en el sistema ABS con una luz de aviso y a parte tener otra luz indicando fallo del sistema de tracción, por lo que estaremos en pre-aviso de que algún problema está afectando al sistema.

Es muy importante saber que cuando la luz de avería se enciende hay que acudir al taller para hacer una revisión del sistema mediante una diagnosis electrónica y dependiendo de la avería, sabremos el verdadero problema y daremos con la mejor solución. Sin diagnosis no se puede saber qué es lo que le pasa al vehículo, simplemente sabremos que algo funciona mal.

También podremos apreciar que el sistema empieza a tener problemas cuando escuchemos ruidos extraños al frenar, por lo que se recomienda acudir lo antes posible al taller, que aunque no sea nada siempre es conveniente hacer una mecánica de prevención.

Averías del sistema electrónico de frenos


Las averías pueden ser variadas debido a que disponen de muchos sensores y actuadores, aunque lo que más cuesta en dinero posiblemente en todos los vehículos sean las unidades de control que, normalmente, están entre los 300€ en adelante, y la mano de obra dependiendo del elemento que esté mal.

Hay algo de ventaja en cuanto a si nos podemos ahorrar algo de dinero en los materiales ya que se pueden utilizar piezas de desguace en buen estado, por lo que el coste de la reparación puede ser menor.

Con respecto a lo anterior, es importante precisar que nos referimos a las piezas del sistema electrónico, puesto que no es nada recomendable comprar elementos de seguridad del vehículo en el desguace.

Consejos de mantenimiento


Para un buen cuidado del sistema de frenos electrónico, siempre tenemos que hacer revisiones periódicas en el taller, verificando, sobre todo, el estado de las piezas de desgaste.

Sería conveniente realizar el cambio del líquido de frenos periódicamente ya que el aceite del sistema se degrada con el tiempo, pierde cualidades y puede llegar a obstruir el sistema.

Además, es importante mencionar que en los vehículos modernos, normalmente para un cambio de pastillas de freno o discos de freno, hay que utilizar una máquina de diagnosis ya que muchos de ellos disponen de pinzas de freno eléctricas por lo que si no es con la máquina, no se podrían realizar los cambios oportunos.

Volver a la sección de mecánica

 
 


¡Déjanos tu comentario!


¿Tu coche no tiene arreglo? Infórmate de los servicios de la Central de Desguaces.