facebook twitter impresora

Providencia de apremio

Providencia de apremio

Si tienes una providencia de apremio en tu poder, significa que se te ha sancionado con una multa y que no has pagado el importe en el plazo estipulado, o que hemos recurrido pero no hemos solicitado expresamente la suspensión de la sanción.


En estos casos, nos intentarán cobrar la multa por la vía de apremio.


Así, la Administración nos enviará una notificación, la Providencia de Apremio, en la cual se nos advertirá que ha pasado el plazo voluntario de pago de la sanción y se nos requerirá para que paguemos la misma con los recargos de apremio, con lo cual la sanción incrementará con un recargo del 20%, más en su caso, los intereses de demora que correspondan.


A partir de ese momento, la multa se convierte en una deuda y podrán proceder contra nuestros bienes para el cobro de la misma (la más común es el embargo de cuentas corrientes).



¿Qué hacer en este caso?


Notificada la providencia de apremio, podemos:

  • Pagar la deuda con su recargo

  • Oponernos a la Providencia de Apremio mediante la interposición de un Recurso de Reposición. Contra la Providencia de Apremio solo serán admisibles los siguientes motivos de oposición:

    • Extinción total de la deuda o prescripción del derecho a exigir el pago

    • Solicitud de aplazamiento, fraccionamiento o compensación en periodo voluntario y otras causas de suspensión del procedimiento de recaudación.

    • Falta de notificación de la liquidación

    • Anulación de la liquidación

    • Error u omisión en el contenido de la providencia de apremio que impida la identificación del deudor o de la deuda apremiada.

Hay que recordar que finalizada la vía administrativa, aunque se haya recurrido, la sanción es ejecutable. Por tanto, cuando se recurre la sanción, se debe solicitar la suspensión por escrito, aportando las garantías que según el importe de la sanción, nos exija la Ley General Tributaria, o bien pagar la sanción y luego recurrirla. Con ello nos evitaremos los recargos de la vía de apremio.