Responsabilidad


¿Qué podemos hacer?


Medio ambiente: responsabilidadEn Desguacesvehiculos.es estamos convencidos que todos, tanto de forma individual como colectiva, podemos contribuir para lograr sostenibilidad ambiental ejecutando acciones sobre personas o grupos, políticas, estructuras y sistemas que pueden lograr beneficios significativos para el ambiente.

Como integrantes de una comunidad y consumidores de bienes y servicios, podemos optar por llevar adelante comportamientos y acciones ambientalmente sostenibles en muchas esferas.

Entre las más relevantes podemos encontrar nuestras decisiones respecto al uso responsable de la energía, el agua y el papel.

Para más información, consulta nuestro Blog o sigue navegando en los consejos que hemos recopilado desde la red.

Consumo del agua
Técnicas para el uso eficiente del agua
Uso responsable de la energía eléctrica
Cambios de comportamientos cotidianos para ahorrar energía
Consumo responsable de papel
Reducción del consumo de papel

Consumo responsable de agua


En general, la población tiene una percepción equivocada sobre la real disponibilidad del agua, puesto a la gran abundancia de ésta en nuestro planeta.

Esta percepción se ve aumentada por el bajo precio que normalmente tiene el servicio de agua, puesto que debe garantizarse el acceso a todos los sectores de la población, lo que contribuye a que no se le de gran importancia.

No obstante, es importante saber que solamente el 3% del toda el agua de nuestro planeta es dulce y que sólo el 1% de esta última es superficial y de fácil acceso y, por tanto, disponible para uso doméstico, industrial, comercial o turístico.

Por otro lado, el agua de mar es de vital importancia para nuestro planeta ya que sostiene gran parte de la biodiversidad y alberga organismos responsables de la generación de más de la mitad del oxígeno y de la fijación de la mayoría del dióxido de carbono de la atmosfera.

Dado que el agua es un elemento indispensable para la vida y el desarrollo de diversos procesos que se dan en nuestro planeta, además de los usos que se le da en actividades humanas, se torna de particular importancia preservarla tanto en cantidad como en calidad.

A continuación, compartimos una serie de prácticas y técnicas sencillas de implementar que pueden reducir de forma significativa el consumo o aprovechar el agua que de otra manera iría a parar a los desagües.

Volver Volver arriba

Técnicas para el uso eficiente del agua


agua

Adoptando las siguientes prácticas en una casa, institución, oficina o fábrica para hacer un uso eficiente del agua, contribuirás a la preservación del medio ambiente y además ahorrarás dinero en tus facturas de agua y electricidad (en muchos casos de utiliza energía para bombear el agua)

  • Revisa y repara las eventuales pérdidas en cañerías
  • Revisa y repara las eventuales pérdidas en llaves de paso
  • Revisa y repara las eventuales pérdidas en grifos (ahorro de al menos 48 litros/día)
  • Revisa y repara las eventuales pérdidas en sanitarios (ahorro de 300 a 700 litros/día)
  • Mantén el grifo abierto sólo lo necesario (ahorro de 20 litros/minuto)
  • Barre las veredas y zonas embaldosadas o pavimentadas, en lugar de lavarlas
  • Disminuye la frecuencia de lavado de vehículos
  • No laves el vehículo usando manguera, sino un balde (ahorro de hasta 500 litros por lavado) y con el agua sobrante riega los árboles jóvenes
  • Instala reductores de caudal/aireadores en los grifos y duchas
  • Instala temporizadores en grifos y duchas
  • Instala mecanismos de retención de descarga, o de doble descarga en sanitarios
  • No utilices el inodoro como basurero, ya que cada vez que lo acciones desperdiciarás mucha agua (ahorro de 20 a 25 litros por descarga)
  • Convierte los sistemas de refrigeración a mecanismos de circuito cerrado
  • Instala mecanismos recuperadores de agua de lluvia, para su almacenaje y utilización
  • En la parquización prefiere las plantas autóctonas, ya que usualmente están adaptadas a condiciones de sequía y por ello requieren menos riego, y agrupa las plantas acorde a necesidades similares de humedad
  • Sé solidario con los que necesitan el agua para satisfacer sus necesidades básicas, evitando regar el césped en épocas de crisis hídrica. Aún cuando el césped esté amarillo y tenga aspecto seco, recuperará su color y estado característicos después de las primeras lluvias
  • Cuando sea imperativo el riego, hazlo en las horas de menor radiación solar (idealmente, por la mañana temprano), para disminuir las pérdidas por evaporación
  • Coloca un aspersor a gatillo en el extremo de la manguera, de modo de poder controlar y dirigir eficientemente el caudal de agua
  • Conserva el agua de la piscina en buen estado durante todo el año, evitando así el tener que llenarla a comienzo de cada temporada
  • Sé solidario y no llenes la piscina durante épocas de crisis hídrica
  • Si durante las operaciones normales de mantenimiento de la piscina debieses extraerle agua, el día anterior disminuye la dosis usual de cloro y, al momento de bombear el agua, dispone una manguera suficientemente larga como para aprovecharla para el riego del jardín
  • Usa el baño con ducha en lugar del baño de inmersión, y evita prolongar innecesariamente el tiempo en que dejas abierto el grifo
  • De ser posible, coloca un fuentón o balde en la ducha para recoger el agua que se vierte hasta que alcanza la temperatura deseada. Úsala luego para riego, limpieza, o en los sanitarios
  • Cierra la llave mientras te lavas los dientes o te afeitas
  • Al lavar la vajilla, friégala con agua contenida en un recipiente o en un fuentón, y no bajo el chorro de agua (ahorro de hasta 100 litros por lavado). Al enjuagar, de ser posible recoge el agua en el mismo u otro recipiente, de manera de poder emplearla para riego
  • Antes de usar lavarropas y lavavajillas, espera a completarlos a su capacidad máxima (cada carga completa usa casi 200 litros de agua)
Difunde estas buenas prácticas y contribuye a crear conciencia respecto al uso racional del agua, entre tus vecinos, amigos, compañeros de trabajo, alumnos, y otros miembros, instituciones y organizaciones civiles de tu comunidad.

Volver Volver arriba

Uso responsable de la energía eléctrica


energiaEl uso responsable de la energía eléctrica es clave para disminuir la degradación ambiental derivada del agotamiento de recursos, la polución atmosférica y el efecto invernadero.

La mayoría de la energía eléctrica utilizada proviene de centrales que queman combustibles fósiles no renovables produciendo como residuo gases y otros contaminantes que perjudican a la atmosfera, afectando su composición y balance natural.

Es interesante saber que por cada KW/hora en energía eléctrica ahorrada, se dejan de emitir entre 800 y 1.000 gramos de dióxido de carbono desde las centrales que operan quemando gas, carbón o derivados de petróleo. Sin contar otros gases emitidos, que también son perjudiciales para el planeta.

Para contribuir con el correcto uso de la energía, existen dos formas de acción directas que resultan relevantes: generar conciencia para lograr cambios en el comportamiento cotidiano, y la mayor eficiencia arquitectónica y tecnológica.

Las medidas que se lleven a cabo en una casa, institución, oficina o fábrica para evitar el derroche energético se perfilan como una gran contribución a la preservación del medio ambiente y, además, ahorran dinero en la factura de electricidad de quien las aplique.

volver Volver arriba

Cambios de comportamientos cotidianos para ahorrar energía


Las siguientes técnicas que ponemos a tu disposición no solamente ayudarán al medio ambiente, sino que también te reportarán beneficios económicos puesto que conllevan una reducción del gasto en las facturas de electricidad y otorgan mayor vida útil para los equipos y artefactos.

  • Apagar el monitor del ordenador si no se utilizará por más de 20 minutos. Apagar también la CPU (torre) en caso de no utilizarla durante más de dos horas. Si bien el ordenador produce un peak de demanda energética al arrancar, ésta es menor que el producido cuando se la deja funcionando por largos períodos.
  • Conectar todos los accesorios –monitor, impresora, parlantes, escaner– a un prolongador de múltiples tomas con un interruptor general manual, de modo de poder apagarlos por completo con un sólo toque cuando no necesite usarlos. Si no se posee un prolongador, desenchufar individualmente cada accesorio fuera de uso
  • Configurar el ordenador para que pase automáticamente a modos sucesivos de ahorro de energía, suspensión y apagado cuando detecten que permanecen inactivas por períodos de tiempo fijados por el usuario. Esto reduce el consumo un 10% respecto a cuando están completamente activas.Puede ver un video en el que se instruye de cómo configurar el modo ahorro de energía en Windows XP
  • Los protectores de pantalla no deben confundirse con el modo de ahorro de energía. Por el contrario, pueden consumir más energía e incluso pueden llegar a impedir que se active el modo de ahorro de energía. Los monitores de LCD o LED, definitivamente no necesitan tener activados protectores de pantalla. Si no puedes evitar el uso de un protector de pantalla, emplea el de pantalla vacía (negra)
  • Al agotar la vida útil de un monitor de rayos catódicos, remplazarlo por uno de LCD o LED, que consumen menos electricidad
  • Preferentemente utilizar Notebooks o Netbooks (portátiles), en lugar de ordenadores de escritorio
  • No dejar los aparatos eléctricos en modo de espera (Standby), sino apagarlos por completo cuando no se usen por el resto del día
  • Al salir de la habitación, apagar todas las luminarias con lámparas incandescentes. Si fuesen del tipo fluorescente o fluorescentes compactas, apagarlas si las personas se ausentarán por más de 15 minutos
  • Usar preferentemente lámparas fluorescentes compactas o LEDs, en lugar de bombillas incandescentes
  • Cuando corresponda, usar una luz de trabajo en lugar de iluminación de ambiente
  • Usar sensores de movimiento y/o temporizadores para activar y desactivar luminarias
  • Aprovechar al máximo la iluminación natural que entra por las ventanas
  • Limpiar periódicamente las luminarias (esto debe hacerse con la luz apagada), para evitar que pierdan luminosidad por efecto de la capa de suciedad
  • Considere la elección de colores claros para paredes, cielorrasos, pisos, puertas y muebles (mayor reflectividad lumínica)
  • Prefiera usar la escalera en lugar del ascensor, al menos para trasladarse a pisos contiguos
  • Antes de comprar un aparato eléctrico consultar las especificaciones en el manual y elegir el de menor potencia (está correlacionada con el consumo) en Kwatt. Son preferibles los que poseen la leyenda Energy Star, con la mejor calificación (mayor número de estrellas)
  • Si no hay instalado un disyuntor diferencial, controlar que no existan pérdidas de energía eléctrica, al menos una vez al año
  • Para calentar cantidades reducidas de agua o de comida, usar un horno a microondas antes que un horno o calentador eléctrico a resistencia
  • Si hay un refrigerador, periódicamente verificar su limpieza, correcto funcionamiento, la temperatura a la que está ajustado el termostato y el estado de los burletes que le dan hermeticidad
  • Limpiar una vez al mes los filtros del aire acondicionado
  • Preferir equipos de aire acondicionado más modernos y eficientes para el ambiente a refrigerar, y que posean indicador digital de temperatura del termostato
  • Colocar el termostato del aire acondicionado a una temperatura agradable (alrededor de 23-24 grados Celsius)
  • Apagar el aire acondicionado 15 a 30 minutos antes de salir, para aprovechar en ese lapso el fresco acumulado
  • Abrir las persianas y cortinas en invierno y mantenerlas cerradas en verano
  • Desenchufar los cargadores de teléfonos celulares y Notebooks si no se están usando
  • Reducir el consumo de agua, ya que en muchos casos se usa energía eléctrica para bombearla
  • Difunde estas buenas prácticas y contribuye a crear conciencia respecto al uso racional de la energía eléctrica, entre tus vecinos, amigos, compañeros de trabajo, alumnos, y otros miembros, instituciones y organizaciones civiles de tu comunidad.

Volver Volver arriba

Consumo responsable de papel


El papel se obtiene a través de fibras vegetales, a partir de pulpa o pasta de celulosa proveniente de madera o de bagazo de caña de azúcar.

Debido al alto consumo de recursos naturales como bosques, agua y energía, la producción de papel suele tener consecuencias negativas para el medio ambiente. Además, la fabricación de papel produce contaminación causada por las emisiones y efluentes, entre los cuales están los productos clorados o sus derivados usados como blanqueadores, que originan residuos tóxicos y bio acumulables.

Utilizar papel reciclado es una buena alternativa en la actualidad, por lo que una política de progresiva sustitución de papel “tradicional” por éste es una buena decisión ya que aporta notoriamente a la conservación del medio ambiente.

Dentro de las ventajas que podemos encontrar en el reciclaje de papel es la menor cantidad de recursos y energía que requiere este proceso.

En cifras ilustrativas: para la fabricación de una tonelada de papel de calidad a partir de celulosa virgen se necesitan 3.000 kilos de madera (5 a 6 metros cúbicos, proporcionados por unos 17 árboles), 300.000 litros de agua y en el orden de 7.000 kw/h de energía.

Para obtener la misma cantidad de papel usado recuperado, se ahorran 26.000 litros de agua, 2 barriles de petróleo, 2 metros cúbicos de espacio de enterramiento sanitario y 4.100 kw/h.
Si implementas las siguientes técnicas en una casa, institución, oficina o fábrica para evitar el derroche de papel, contribuirás sustantivamente con la preservación del medio ambiente y además ahorrarás dinero.

Volver Volver arriba

Reducción del consumo de papel


Al seguir estos consejos consumirás menos recursos, generarás menos deshechos y ahorrarás papel, mucho tiempo y muy probablemente dinero.

  • Piensa si es realmente imprescindible imprimir el documento o si no sería mejor salvarlo en alguna carpeta específica en su disco duro, o conservarlo en formato digital en un sitio web o en una base de datos en la que haya un mecanismo de búsqueda sencillo que permita un rápido y eficiente acceso al mismo por parte de quien lo requiera
  • Corrige los borradores en su versión digital, en vez de hacerlo a mano sobre una versión impresa. Usa las funciones de control de cambios de su procesador de textos o edítalo directamente en línea (mediante herramientas como Google Docs o Google Wave), para sugerir o introducir correcciones en los borradores que tengas que revisar
  • En lo posible, usa un ordenador portátil y un proyector multimedia para tus reuniones presenciales de trabajo. Esto te evitará tener que imprimir el material a tratar, e incluso te permitirá corregir los documentos a medida que son discutidos y acordados los cambios
  • Imprime sólo las copias que vayas a distribuir, para lo cual determina antes quiénes realmente deben recibir una copia impresa. No imprimas copias extra "por si acaso…"
  • Antes de imprimir algún documento, usa la función de vista previa, revísalo detenidamente para corregir errores tipográficos o de formato, elimina las partes innecesarias del mismo, o selecciona para imprimir sólo lo que te interesa, reformatéalo usando un tipo de letra eficiente (Times New Roman es el más indicado), reduciendo los márgenes, el tamaño de la tipografía y el interlineado
  • Si tu software e impresora lo permiten, configúralos para que se impriman dos hojas por página, e imprime en ambas carillas de la hoja. Todas estas medidas son particularmente efectivas para documentos de amplia distribución y para los casos en que pequeños cambios evitan el uso de una página adicional
  • Para imprimir más de una hoja por página, y para imprimir sólo aquellas páginas que desees, o las partes que consideres relevantes de éstas (por ejemplo de un sitio web), es muy recomendable usar software como FinePrint o HP Smart Web Printing
  • Si puedes, imprime en modo rápido. Aunque no ahorrarás papel, imprimirás más rápido y economizarás tinta. Esto, además, facilita la lectura de los textos impresos a doble faz en papeles delgados
  • Conserva aquellas hojas que han sido impresas en simple faz y toda vez que sea posible úsalas para imprimir sobre la carilla en blanco. Si tienes tus equipos en red, puedes disponer una impresora en particular para que trabaje siempre con papel a medio usar
  • Otro posible uso de las páginas impresas a simple faz consiste en emplearlas para fabricar tacos para anotaciones
  • Mantén actualizadas las listas de direcciones de correo y trata de que la mayor cantidad de documentación posible sea distribuida en formato digital. Prioriza y promueve el uso del correo electrónico o de Blogs como medio para la comunicación y notificación, por sobre el fax y el correo postal. Los primeros son más rápidos y baratos
  • Coloca los avisos, folletos y boletines impresos, en un sitio bien visible y preferentemente que esté habilitado para ello, de manera que no haya necesidad de hacer y colgar múltiples copias
  • Comparte avisos, boletines, folletería y revistas impresas. Redistribuye y promociona los que tienen formato digital
  • Deposita el papel usado en contenedores para reciclado. Contribuye con los programas de reciclado que han sido desarrollados hasta ahora en tu localidad
Fuente de información: Universidad de Córdoba
volver Volver arriba